Spanish Catalan English French German Italian Japanese Portuguese

¿Buscas algo...?

The Legend of Zelda: A Link Between Worlds

Valoración del Usuario: 5 / 5

estrella activaestrella activaestrella activaestrella activaestrella activa
 

 

The Legend of Zelda es una de las mejores sagas y más consolidadas de Nintendo, creada por el genio Shigeru Miyamoto como otras igual o más importantes (Mario, Donkey Kong, Pikmin), con más de 25 años y unos grandes títulos, “The legend of Zelda: A link  between worlds” tiene una gran presión, ya que los fans de la saga esperan un título que esté a la altura de los anteriores de la saga y con la dificultad añadida que se reditó en la versión de “Ocarina of Time en 3DS (a mi parecer el mejor de la saga) y se espera mucho de este nuevo título de Nintendo.

Ha pasado mucho tiempo desde que pude disfrutar de mi primer Zelda “Adenture of link” de nes (nintendo entertainment system)  y muchos grandes títulos de la saga han pasado por mis manos, me han hecho disfrutar y con cada nuevo zelda los seguidores esperamos que mejoren más cada día.

Aun juego y disfruto de títulos anteriores y espero que Zelda a Link bewteen worlds me haga disfrutar igual o más que sus precedentes.

Tras sus antecesores Phamton hourglass y Spirit tracks, salidos en Nintendo DS y con un control no muy acertado, al primer título de la saga hecho para 3DS y 2DS le recaía una gran responsabilidad frente a los seguidores de la saga tanto por el control como por una historia, que siguiendo la línea de los más queridos de la saga, incorporase novedades evidentes.

Pasemos a ver si cumple las expectativas de los más exigentes de la saga, entre los que me incluyo.
Al comienzo, la verdad, eché de menos un Zelda algo más serio tipo Ocarina of  time (oot) o Twilight  princess ya que la potencia de 3DS puede hacerlo sin problemas como ya demostró con su adaptación con mejora gráfica de oot,  pero Nintendo ha optado por seguir con una cámara aérea como ya hizo con minish cap, título de la saga de Nintendo game boy advance y A  Link to the past su precuela de super nes, de esta manera a medida que avanzamos, veremos cómo ha sido una elección muy acertada gracias a los efectos que nos brinda en modo 3D, aprovechando en gran medida su potencia al encontrarnos en todo momento de la aventura elementos a distintas alturas y puzles con ese juego de profundidades.

La cámara cenital, nos recuerda y mucho a “ A link to the past” que salió en 1991 para Super Nintendo y es considerado uno de los mejores de la saga y es el telón que usará a Link bewteen worlds continuando su historia, a los fans nos dará cierta nostalgia caminar por ese mundo de Hyrule que hace tanto tiempo ya exploramos ,mejorado gracias a que los entornos son en 3D y se pueden apreciar perfectamente cuando, por una nueva habilidad nos adherimos a las paredes en forma de pintura y la cámara varía regalándonos ese juego de pasar a ver el entorno en 2D a 3D y el personaje lo hace justo al contrario de 3D a 2D, ¡una pasada!.

Durante toda la aventura se muestran efectos visuales que aprovechan las posibilidades del 3d de la consola, además una parte importante en las mazmorras obliga al jugador a estar pendiente de ese juego de alturas para los puzles lo cual es un regalo a la vista y se agradece ese esfuerzo por parte de Nintendo que demuestra que el titulo ha sido hecho para disfrutarlo en 3D.

Los escenarios muy cuidados y bien definidos con una clara diferencia en los elementos y unos buenos efectos para cada entorno; como la lava, el hielo, o la arena. Cada zona de exploración es realmente exquisita explorando el mundo de hyrule que será prácticamente igual al de super nes, aunque tendrá algún toque de ese mundo oscuro de su antecesor, pero prácticamente será nuevo y nos mostrará las zonas más duras y oscuras.

Los enemigos abundan en mayor medida y serán más duros en Loure que en Hyrule y son los mismos que nos encontramos en super nes, los enemigos finales cuentan con un nivel de detalle muy bueno.

En conclusión, The legend of zelda: A link between worlds tiene unos gráficos coloridos y desenfadados con un gran aprovechamiento del efecto 3D que dan un aire fresco y grandes momentos que nos hacen disfrutar cada segundo.
Una banda sonora orquestal,  envolvente y perfectamente cuadrada que se adaptara a cada cambio y situación que requiera la marcha de nuestro héroe.

En Hyrule tendremos una ambientación musical alegre que nos acompañara durante la exploración cambiando al entrar en batalla y tornándose más dura para el enfrentamiento, al terminar volvemos a tener nuestra feliz música que se adapta perfectamente sin ningún cambio brusco.

Como ya es habitual en la saga, las melodías cambian dependiendo de si entramos en cuevas o templos, casas o refugios de hadas todo adaptado a la perfección. Pero el efecto sonoro que más me gusta es el cambio que supone a la melodía, que sin dejar de sonar, denota una acústica diferente al usar la habilidad de convertirnos en pintura y es realmente bueno como la misma melodía cambia la acústica o  pierde intensidad al entrar en una cueva, la firma de Miyamoto presente.

Los templos tienen su propia melodía que nos sumergirá perfectamente en cada uno de los elementos que requiera el entorno de cada uno de ellos.

Los efectos sonoros de cada objeto tienen su sonido característico de la saga y como es habitual los personajes no hablan, emiten algunos sonidos de asombro, gritos al usar el arma o ser dañado.

En general todo queda perfectamente encuadrado en una gran aventura que ésta orquesta engrandece.

Nintendo ha sabido aprender de sus errores y usar una mezcla de control entre Phanton horglass y Minish cap, cogiendo lo mejor de ambos, aprovechando la pantalla táctil para configurar los objetos disponibles, ver los objetos conseguidos o utilizar el acceso rápido de cambio de objetos que permite no parar la acción del juego.

El planteamiento es sencillo; cámara superior y un manejo intuitivo y sencillo con objetos predeterminados a los botones una vez conseguidos, como la espada, el escudo u otros que encontraremos avanzando más en la aventura, que asignaremos a los botones “X” e “Y”. Podremos usar algunos de ellos utilizando parte de la barra de vigor que se irá regenerando con el tiempo.

Como novedad más destacable en la jugabilidad nos encontramos una libertad de decisión por parte del jugador que solo la podemos encontrar en el primer the legend of zelda de nes. Una vez avancemos y consigamos los colgantes de poder,  tendremos la posibilidad de  explorar los templos, en el orden que queramos  hacerlos, si encontramos el camino que nos lleve hasta él y por esa razón podremos conseguir casi desde el principio todos los objetos principales en alquiler y después comprarlos.

La jugabilidad del título no pierde fuerza con este cambio sino que da un giro respecto a lo que ya se da por hecho de por sí, habiendo jugado un par de títulos anteriores, ya que sin perder la esencia de “Zelda” tiene características nuevas.
Esta vez no encontraremos el objeto de turno en la mazmorra para poder terminarla y acabar con el jefe con su uso, si no que adquirimos los objetos antes y lo que el jugador decide es el camino que tomar, donde ir y superar el tramo para llegar a la mazmorra. En cuestión de esa manera, los objetos los usamos antes de llegar a la mazmorra, en la mazmorra y contra el jefe, además no necesariamente el objeto que especifique, podremos usar cualquiera que esté en nuestro poder.

Esta rotura de linealidad plantea un cambio que choca con lo convencional, pero nos muestra la tesitura de los que sería correcto de manera embozada, ¿Por qué lo más difícil siempre es al final? ¿Por qué contra más objetos tenemos, mejor equipados vamos y mayor habilidad adquirimos en los juegos se vuelven más dificultosos? A Link between worlds rompe ese molde y cambia la regla, porque lo más difícil, es el comienzo como todo en esta vida, las primeras mazmorras serán más tediosas aun teniendo todas las mismas dificultades, al avanzar mejoramos al personaje, sumamos corazones y eso se nota y mucho que juega a favor del héroe.

Es un cambio que a mí me gusta, pese a que eche de menos una mayor dificultad en las mazmorras, es un título muy ameno que acabaremos en unas 12 horas sin mayor dificultad y encontrar todo podrá suponer un par de horas añadidas, muy sencillo pero entretenidísimo, como no podía ser de otra manera, es el sello de Nintendo.

En conclusión, el control está muy bien adaptado, es intuitivo; cogiendo lo mejor del táctil y el control clásico del juego, dotándolo de una libertad para el jugador muy agradable.

Modo Historia: Como en la mayoría de los the legend of zelda encarnamos a un joven de unos 10 años que tendrá que salvar el Reino de Hyrule, princesa incluida, buscando los objetos sagrados para hacer frente, en este caso, al malvado de turno Yuga.
Un personaje peculiar nos da el objeto con el que podremos adentrarnos en las paredes en forma de pintura y de esa manera, a lo largo de la aventura, podremos acceder a lugares ocultos, resolver puzles o alcanzar zonas que de otra manera sería imposible.
Esta vez, los objetos principales, acostumbrados a encontrarlos en los templos y usarlos para terminarlos y derrotar con él al jefe de la mazmorra, no se encontrarán en éstas, si no que podremos adquirirlos más bien desde muy temprano en la aventura para tener una libertad muy amplia en la decisión de qué camino tomar para avanzar en la historia. Estos se podrán alquilar y en caso de morir y continuar los perderemos y tendremos que volver a alquilarlos, esto se solventa una vez que el mercader en cuestión nos dé la opción de comprarlo y así no perderlo al morir, no sin antes pagar un alto precio por cada uno de ellos.

Los objetos a usar serán infinitos pero gastarán la barra de vigor que menguara y no podremos usar más el objeto hasta que esta se recupere un poco.

Comenzaremos viendo el desarrollo de la trama y como poco a poco nuestro personaje adquiere responsabilidades cada vez mayores adquiriendo nuevos objetos y deberá explorar Hyrule en busca de los colgantes que le permitan hacerse con la espada maestra y derrotar al mal.

Pero como siempre todo se complica y el malvado Yuga nos sacará ventaja; deberemos salvar a los siete sabios para que nos ayuden a vencer al malo, explorando a nuestro gusto los templos que aparecerán en el mundo de Loure, donde su princesa nos pedirá ayuda para salvar ese mundo oscuro y lleno de enemigos.

Pasaremos de un mundo a otro a través de unas grietas que aparecerán a medida que avanzamos y que necesitaremos de la nueva habilidad de hacernos pintura para pasar a través de ellas. De esta manera tendremos que intercambiarnos de mundo para alcanzar zonas nuevas o llegar a sitios inalcanzables, de otra manera, conseguir todos los ítems o los extras como los 100 bebes maimai perdidos por los dos mundos.

A pesar de que los objetos se consigan fuera de las mazmorras, no quita que dentro de cada una de ellas encontraremos sorpresas y que la trama tiene un argumento bueno que nos sorprenderá en más de una ocasión.

En general la historia mezcla un poco lo mejor de sus anteriores entregas e innova en otros aspectos, el control clásico junto al táctil, la cámara aérea con cambios en 3D y esos efectos exclusivos de 3DS hacen de Zelda: A Link between worlds un imprescindible en la consola, junto con los detalles de encontrarnos a los Zora, entrar en Kakarico, salvar los siete sabios o volver a pisar esa Hyrule de antaño, ¡realmente me encanta!

Solo contaremos con datos a través del streetPass de otros jugadores con los que nos crucemos, podremos medirnos en batalla con sus links a cambio de unas rupias, dependiendo de la dificultad del combate por los accesorios llevados por nuestro rival, que siempre será un Link tenebroso controlado por la propia IA de la consola.

Podremos configurar como recibirán a nuestro personaje los demás jugadores en su Nintendo 3DS.

Uno de los mejores títulos de la portátil, sin duda su creador, Shigeru Miyamoto, estará orgulloso de este título que no nos puede faltar, contiene lo mejor del control clásico y lo mejor del táctil aprovecha en gran medida el efecto 3D y lo único malo que le podría sacar es que a pesar de durar unas 12-14 horas se hace corto; gracias a una historia muy amena y unos jefes finales un tanto flojos.


-    Deja de ser lineal y ofrece al jugador cierto “libre albedrio”
-    Una banda sonora muy cuidada en cada apartado y perfectamente adaptada en todo momento
-    Los gráficos, que aprovechan el efecto 3D y juegan gran importancia durante la aventura y búsqueda de extras.

-    Carece de un modo cooperativo o algo parecido, como en four swords.
-    Los jefes finales y en general los puzles son sencillos, no hay mucho desafío para los que ya jugaron otros títulos de esta increíble saga.
-    Algo corto lo terminaremos en unas 12-14 horas y tendremos ganas de más.

comments