ANÁLISIS: FORMULA 1 2014 [7,5/10]

Valoración del Usuario: 5 / 5

estrella activaestrella activaestrella activaestrella activaestrella activa
 

Aunque la Formula 1 tiene la categoría de deporte hay gente que disiente respecto a esta afirmación y piensa que para nada merece esa consideración. Si preguntáis a alguno de ellos siempre suele dar el mismo motivo, que no es otro que menospreciar el desempeño del piloto dándole todo el mérito a los monoplazas que conducen. Esto aparte de ser una falta de respeto hacia los pilotos es una afirmación totalmente errónea ya que lo coches, a día de hoy, no se conducen solos y el buen hacer del piloto influye bastante en el resultado que dé el vehículo en el que va montado. Es cierto que un piloto de F1 no realiza el mismo esfuerzo físico que un atleta pero creedme si os digo que hay mucho esfuerzo tras el volante de un monoplaza. La concentración, la estrategia, la toma de decisiones rápidas, el deterioro físico y mental al que se ven sometidos los pilotos en cada carrera son, como podéis notar, características que podemos encontrar en cualquier deporte y que afectan a cualquier deportista de elite. Porque aunque lo parezca, ser piloto de F1 no es tan fácil como meterse en tu coche y conducir, ya que del mismo modo que todos los cuerpos no pueden alcanzar la velocidad de Usain Bolt, no todos los cuerpos soportan lo que conlleva ir a más de 300 km/h de velocidad.

Si aun con mi argumentación alguno sigue arqueando la ceja y no se convence de que la F1 es un deporte le invito a que pruebe F1 2014. La ultima iteración del juego del mundial F1 que Codemasters nos brinda un año más para que nosotros, simples mortales que estamos bastante lejos de poder subirnos algún día a un monoplaza, podamos saborear una parte del cúmulo de emociones que supone ponerse a los mandos de uno y así poder constatar que ser piloto no es el juego de niños que la gente, que no considera un deporte la F1, cree que es.
En líneas general, la parte grafica de F1 2014 es correcta lo que significa que está bien pero que podría ser mejor. En contraste con un trabajo de iluminación excelente y un diseño de los circuitos y monoplazas fiel nos encontramos con uno modelados un poco pobres en lo que se refiere a los mecánicos e ingenieros de los paddocks y a nuestro propio piloto. Las animaciones son un poco pobres y algunas acciones, como la celebración de una victoria o la felicitación a nuestro piloto por un buen resultado, son un poco antinaturales. Es como si viéramos a robots en lugar de a personas moviéndose. Las expresiones de las caras son gélidas y sin ninguna vida dándose situaciones en las que ves que un mecánico abraza al piloto pero su rostro esta serio como si le acabaran de decir que ese mes no cobra.

También nos encontramos con texturas poco definidas. No se ven pixeles gordos o dientes de sierra pero por ejemplo, cuando sales de pista y coges suciedad en las ruedas es difícil que lo notes salvo porque tu ingeniero te lo dirá por radio pero visualmente veras que las ruedas tienen unas motas marrones nada nítidas y que a veces pueden confundirse con deterioro del neumático. En definitiva se ve poco mimo por la parte gráfica, al menos en la versión de PS3 con la que hemos contado para el análisis.
Como ya he comentado en otro análisis para mi hay dos cosas básicas que debe cumplir un juego de conducción: que la sensación de velocidad este conseguida y que tenga un buen control. Si no cumple esto me aburro o me frustro y el juego acaba cogiendo polvo en mi estantería. Afortunadamente, F1 2014 cumple con las dos sobradamente. La sensación de velocidad es plena de tal forma que notamos el subidón de ir a más 300 km/h y los cambios de velocidad que debemos hacer para tomar las curvas, todo de forma bastante fiel a lo que hemos podido ver en las cámaras de los pilotos durante la retransmisión de un gran premio de F1. En cuanto al control, satisface tanto al jugador árcade como al que quiere una experiencia de simulación plena. Para el jugador árcade las ayudas a la conducción hacen las delicias de los que solo quieren preocuparse por acelerar, levantar el pie del acelerador alguna vez que otra y frenar lo menos posible. El jugador de simulación encontrara una experiencia plena desactivando toda ayuda y viviendo en sus carnes una sensación muy cercana a conducir un monoplaza en la realidad. Y por si necesitáramos alguna prueba más de lo bien que el juego se puede adaptar a cada tipo de jugador, nada más empezar F1 2014 nos harán una prueba para determinar el nivel de dificultad en el que debemos jugar de acuerdo a nuestras habilidades al volante. Todo un acierto que hace el juego accesible a todo tipo de jugador, tanto al novato como al experimentado. Además, podemos repetir la prueba en cualquier momento para reajustar la dificultad en caso de que nuestras habilidades de conducción mejoren con el tiempo.

Respecto a la IA, el comportamiento de los rivales es en parte fiel al que podemos ver en la realidad. Los conductores abogaran siempre por una conducción limpia que evite accidentes en carrera y serán más o menos agresivos dependiendo del nivel de dificultad de IA con el que juguemos. Pero aun así, la IA peca de exceso de prudencia y es muy difícil ver algún incidente durante una carrera lo que hace que todo sea un poco plano a veces y no solo por los rivales. Una de las novedades en F1 2014 es la inclusión de los safety cars pero es realmente difícil que pase algo para ver alguno en pista. Tampoco sufrimos las inclemencias del tiempo sin previo aviso obligándonos a hacer paradas para cambiar neumáticos, por lo que elaborar estrategias teniendo en cuenta la previsión meteorológicas es inútil y junto con lo descrito en líneas anteriores, es algo que resta realismo a la experiencia de juego.

En cuanto a los modos de juego, en la parte para un solo jugador destaca el modo Trayectoria, en el que llevamos a nuestro propio piloto a través de 19 pruebas en las que ganamos mejoras, ofertas de otras escuderías y reconocimiento de nuestro equipo a medida que vamos cosechando buenos resultados. En algunas carreras hay eventos que al llevarse a cabo de forma correcta nos permiten obtener una mejora para el monoplaza con la que poder marcar la diferencia en ese gran premio. Un modo que se acerca muy mucho a lo que debe ser estar en la piel de un piloto de F1 y sentir la presión de tener que alcanzar los objetivos marcados por la escudería. Este es el modo para disfrutar más pausadamente, pero para aquellos con poco tiempo para jugar está disponible la modalidad de Mundial Express, en la que realizamos un número limitado de pruebas con el objetivo de cumplir las metas que nos marca el equipo y superar a un rival que debemos elegir nada más empezar a jugar. Superar al rival no solo es un aliciente que hace el juego más competitivo y divertido, también nos brinda la oportunidad de fichar por la escudería del rival en caso de conseguir ganarle. Además de estos dos modos también disponemos de un modo de Cronos, en el que ganamos medallas dependiendo de los tiempos que marcamos, un modo Contrarreloj y el interesante modo Recreaciones, que nos pone en situaciones reales ocurridas durante los grandes premios y donde debemos cumplir el objetivo que marcado para obtener la mejor calificación posible. Todo un deleite para los fans de la F1 que tengan cada momento histórico de la competición en su cabeza y quieran vivirlo en sus carnes.

Por último, en lo referente al multijugador los modos LAN y pantalla partida nos permiten competir contra un solo rival sin la intervención de monoplazas controlados por la IA lo cual queda un poco soso. Como modo más interesante tenemos el mundial cooperativo en que podemos disputar 19 carreras del mundial con hasta 8 jugadores online. Una experiencia agradable y divertida para todo aquel que busque algo más que medirse contra la IA del juego. 
En cuanto al sonido las únicas cosas que cabe destacar son; un excelente trabajo en materia de efectos de sonido. Todo suena exactamente como lo hace en la competición real de F1 sin escatimar ningún tipo de detalle. Y la voz de nuestro ingeniero, que nos transmite las órdenes, consejos y demás directrices en un perfecto castellano. Esto ayuda a hacer la experiencia de juego más inmersiva y a que no sintamos un poco más como si estuviéramos al volante de un monoplaza real.


Con F1 2014, Codemasters hace un gran trabajo a la altura de la licencia de la F1. Sin embargo uno no deja de tener la sensación de que podía haberlo hecho mejor. La parte grafica parece un poco descuidada y no exprime el potencial de un maquina como PS3, dando como resultado un juego que visualmente no mejora a las ediciones anteriores. En lo referente a la parte jugable aboga por un control que se adapta a todo tipo de jugador, tanto al de estilo árcade como al que opta por la simulación. Su IA, aunque correcta, peca de timorata y esto resta realismo a una experiencia donde no vemos los incidentes y calamidades a los que nos tiene acostumbrados las competiciones de la F1 real y hace las carreras algo planas. Aun así, esto no será óbice para disfrutar de modos de juego tan interesantes como el modo Trayectoria, la Recreaciones de situaciones reales de los grandes premios o un mundial cooperativo online con el que demostrar a jugadores de todo el mundo que la F1 es un deporte por derecho propio donde necesitas los cinco sentidos tanto o más que un atleta ya que a más 300 km/h errar no es un opción.

comments