Spanish Catalan English French German Italian Japanese Portuguese

¿Buscas algo...?

ANÁLISIS: THE ORDER 1886 [8,0/10]

Valoración del Usuario: 5 / 5

estrella activaestrella activaestrella activaestrella activaestrella activa
 

 

Se suele decir que lo bueno se hace esperar y parece que en lo que a juegos exclusivos se refiere, la nueva generación de consolas se ha tomado este dicho muy al pie de la letra porque de momento están saliendo pocos títulos propios de cada consola y los que salen tardan una eternidad en llegar. Era de esperar que con la llegada de nuevas máquinas los tiempos de desarrollo se alargaran pero es difícil para el usuario conciliar la idea de que se ha gastado un dinero en una nueva consola para sentarse a esperar a que la generación explote. Afortunadamente, en toda explosión alguien tiene que encender la mecha y Ready at Dawn se ha postulado para llevar el fuego que dé comienzo a, lo que esperemos que sea, el auge de la nueva generación. De momento su barril de pólvora, al que ha llamado The Order: 1886, viene con la intención de sentar las bases de cómo deben ser los juego de hoy en día, porque a pesar de toda la controversia que está generando The Order: 1886, os puedo asegurar que habrá un antes y un después de este juego ya que aunque para muchos sea pólvora mojada para otros es la llama de la esperanza hacia todo aquello que debe ser una nueva generación.

The Order: 1886 no es un juego perfecto, y a continuación, os voy a explicar porque pero yo no me escondo tras las palabras de otros, metáforas y comparaciones cogidas por pinzas y digo abiertamente que el juego me ha gustado mucho. Así que si quieres leer el análisis de alguien más preocupado por disfrutar con los videojuegos que por hacer ver que soy más listo que la mayoría por atreverme a poner a parir un triple A exclusivo, este es tu análisis. Porque en Comunidad FM nos gustan mucho los videojuegos, cosa que en otras páginas del medio no pueden decir desde hace años.
Bueno empezamos este análisis por el plato fuerte de The Order: 1886, su impresionante apartado gráfico y técnico. El juego de Ready at Dawn es lo más potente que se ha visto en consolas de nueva generación hasta el momento. No sé ni por dónde empezar para haceros entender lo que supone este juego a nivel visual. Y es que The Order no solo tiene una texturas que se acercan al foto realismo, un nivel de detalle enfermizo en el diseño de todos y cada uno de sus elementos y un manejo magistral de la iluminación, además de eso tiene una fotografía completamente sobrecogedora y propia de una superproducción de Hollywood. Como ejemplo de esto me quedo con el plano en el que Sir Galahad, nuestro personaje, se asoma a un balcón y podemos ver una panorámica del Londres victoriano de estética steampunk en el que se ambienta el juego. Una ciudad de Londres dominada por los tonos oscuros y la penumbra donde el auge de la era industrial se mezcla con los dirigibles y todos los elementos de una realidad alternativa donde sostendremos aparatos que la gente de aquella época solo pudo ver en sueños.

A nivel técnico The Order se comporta realmente bien. No he apreciado caídas de framerate significativas si tenemos en cuenta todo lo que mueve el juego en cada pantalla. Incluso en los tiroteos más concurridos el juego responde bien y es sólido a nivel gráfico. No hay transición entre la acción del juego y las secuencias de video. Todo es una única pieza bien engrasada y que funciona tan bien que a veces nos quedaremos embobados sin darnos cuenta de que hemos recuperado el control del juego. Naturalmente la perfección no existe y seguro que los más observadores pueden ver alguna textura mejorable o algún detalle poco pulido pero ya os digo que son los menos y que por lo general, y como dije antes, el nivel de detalle es enfermizo. Esto lo podemos constatar cuando Sir Galahad sostiene objetos para investigarlos y vemos que el modelado de estos es increíblemente preciso.
En definitiva se puede decir que a nivel visual todo juega en favor de conseguir una perfecta ambientación que haga que el jugador se meta en el pellejo de un miembro de La Orden y viva en un Londres donde los licanos, los rebeldes que desafían al poder establecido y otras amenazas desafían al todopoderoso imperio británico. Todo esto contextualizado por miles de carteles de propaganda, publicidad y documentos que no hacen sino dotar al universo del juego de personalidad y credibilidad.
Creo que ha quedado claro que en lo visual The Order es como Schwarzenegger cuando gano Míster Olympia, no obstante he de decir que en el apartado jugable es más como Danny DeVito en la película “Los gemelos golpean dos veces”. Y si, esto me sirve como referencia para hablar de su tan discutida duración. The Order es un juego de corta duración. Aunque la recolección de coleccionables pueda darle algo más de vida y el reto de jugarlo en la máxima dificultad pueda hacernos darle una segunda pasada, el hecho innegable es que no lleva más de 6 horas completarlo. Sin embargo no considero esto el pecado mortal que ha llevado a muchos a condenar a The Order como un fracaso. Para empezar el título de Ready at Dawn no me parece para nada un fracaso y ponerle semejante etiqueta significa obviar unas partes de acción bastante entretenidas, que si bien no inventan nada nuevo, sí que son bastante emocionantes y nos permiten manejar un arsenal de armas bastante original. La inclusión de Nikola Tesla como armero de La Orden es sin duda un gran acierto. The Order tiene momentos muy emocionantes pero le falta algo que otra gran saga de shooters en tercera persona hacia muy bien, (Gears of War), le falta épica y sobre todo necesita más tiros y menos palabras. Entiendo a la perfección que cuando presentas un universo nuevo necesitas darle trasfondo y también puedo llegar a entender lo que en su momento dijeron en Ready at Dawn sobre que la narrativa iba a estar por encima de la jugabilidad pero al título le habría sentado de maravilla más acción.

Otra cosa que no hubiera estado de más y que he echado de menos en The Order es la inclusión de un modo cooperativo online e incluso a pantalla partida. Los más raro de todo es que durante casi todas las misiones, Sir Galahad va acompañado, así que no veo incompatible el incluir la opción de poder controlar al compañero. Además esto podría haber reforzado las partes de acción permitiendo que las oleadas de enemigos fueran más numerosas y agresivas y dotando al juego de la épica y acción que le falta. Amén del cooperativo los modos online competitivos también habrían sido un añadido interesante. Puedo imaginarme por los excelentes mapeados del juego combatiendo hordas de enemigos espalda con espalda con mis amigos u otros jugadores.

En lo referente a los controles, The Order se comporta bastante bien. El manejo es preciso en las partes de acción aunque si he podido apreciar unos leves desajustes en algunos quick time events, en los que he fallado a pesar de haber pulsado a tiempo. Esto ha sucedido sobretodo en partes de sigilo en las que al ir a liquidar a un guardia la señal para pulsar el botón oportuno se ha desvanecido de repente dejando a Sir Galahad delante de un guardia que no ha vacilado en dispararnos. Pero al margen de esto todo está bien calibrado. Yo lo he jugado sin auto apuntado y he podido percibir lo solido del apuntado con una dirección bien ajustada y que no da tumbos cuando intentamos disparar a nuestros objetivos ni nos pone en la piel de un pistolero con Parkinson.
Si a nivel visual comparaba The Order con una superproducción de Hollywood a nivel sonoro no se queda atrás. Una excelente banda sonora nos acompaña en nuestra travesía por el Londres Victoriano del juego, mezclando temas que aúnan lo solemne de La Orden y los caballeros, lo tétrico y decante del Londres steampunk, las situaciones de acción más convulsas y los momentos más dramáticos de la historia. Piezas llenas de matices orquestales y voces cercanas al canto gregoriano. Todo ello compuesto y dirigido por la batuta de Jason Graves, quien es famosos por su excelente trabajo con las bandas sonoras de Dead Space y el reboot de Tomb Raider.

Pero si buena es la música, el doblaje al castellano no se queda atrás. The Order ha contado con Alex de la Iglesia como director de doblaje, que con el buen hacer al que ya nos tiene acostumbrados, ha llenado el casting de voces regias y de gran talento interpretativo. Incluso el mismo ha doblado a uno de los personajes del juego, así que sobran las palabras y solo queda aplaudir el trabajo bien hecho en este sentido.

Parafraseando al comisario James Gordon al final de la película El Caballero Oscuro, The Order: 1886 es el juego que necesitamos pero no el que nos merecemos. A nivel visual es el exponente de todo lo que deben ser los juegos de nueva generación. Texturas realistas, gran nivel de detalle, una fotografía sobrecogedora y la ruptura de la barrera entre secuencias de video y acción. Esas son las bases que pone ante nosotros y que espero que fijen el estándar de lo que está por venir. Sin embargo, y como ya os he dicho muchas veces, con lo bonito no se come. Y la verdad es que en lo jugable The Order nos deja con hambre. Su corta duración y una prevalencia de las partes narrativas sobre la acción nos dejan con ganas de más. Si a esto le unimos la falta de modos cooperativos o multijugador online tenemos un juego al que, a buen seguro, le daremos más de un repaso hasta ver su continuación pero que deja ver un potencial desaprovechado. Eso sí, en nuestros múltiples recorridos por el juego podremos disfrutar de una excelente banda sonora y un doblaje impecable que a muchos nos llevaran a pensar en la posibilidad de ver The Order como una película. Desgraciadamente, para ver películas ya está el cine y cuando uno se sienta a jugar a la consola lo que quiere es jugar y a ese respecto Ready at Dawn aún tiene recorrido de mejora.

comments