Spanish Catalan English French German Italian Japanese Portuguese

¿Buscas algo...?

ANÁLISIS: God of War III: Remasterizado [8,5/10]

Valoración del Usuario: 5 / 5

estrella activaestrella activaestrella activaestrella activaestrella activa
 

 

Así como los clásicos de la antigua Grecia se han editado una y otra vez para llegar hasta nuestros días, los videojuegos que han conseguido la denominación de clásico llevan un camino muy similar. De hecho tal y como está la cosa es probable que algún día vea a mis futuros nietos jugar a alguna "rererereremasteriazacion" de alguno de los títulos actuales. Por una parte me alegrare porque si algo es bueno no debe caer en el olvido, por el otro quizás aún me quede algo de mirada crítica entre la posible demencia senil para cuestionarme si era necesario ese "refritisimo" al que estará jugando mi supuesta descendencia.

Bueno, dejando desvaríos y suposiciones sobre el futuro a parte, volvamos al presente para analizar el último lavado de cara de uno de los mejores títulos de la generación pasada: God Of War 3. En su día fue uno de los baluartes tecnológicos de PS3, siendo uno de los juegos que más exprimía la capacidad técnica de la máquina de Sony la pregunta que inmediatamente surge es ¿Era necesario este remaster? ¿Aporta algo o es simplemente es un sacacuartos que intenta meter la mano en nuestra cartera a fuerza de nostalgia? Solo tenéis una manera de averiguarlo: seguid leyendo.

Como he dicho antes, GOW 3 fue uno de los juegos más potentes de PS3 a nivel técnico. Esto no deja mucho margen a la mejora pero el poco que había se ha cubierto. En esta nueva versión del cierre de la saga de Kratos hemos pasado de una resolución de 720p a los 1080p. De un frame rate que como mucho sobrepasaba los 40 fps, y que variaba como una montaña rusa sin llegar a bajar de 30 fps, hemos pasado a unos estables y solidos 60 fps. Estos cambios son los más significativos y mejoran algo que en su tiempo pensé que era inmejorable. El aumento en la resolución permite apreciar los magníficos escenarios de GOW 3 en toda su gloria, aunque bien es cierto que algunas texturas han respondido mejor a este lifting que otras, en conjunto todo se ve bastante bien. Por otro lado, los 60 fps no solo son un acierto sino que a un juego como este le sientan como un guante. Las animaciones son más fluidas y eso tiene un impacto en la jugabilidad del que hablaremos más adelante. A estas mejoras graficas también tenemos que sumarle una mayor nitidez en la imagen, lo cual remata lo que parecía imposible y consigue la cuadratura de círculo a nivel gráfico.

Cuando hablamos de un remaster no esperamos que se introduzcan grandes cambios a nivel jugable salvo el pulido de alguna mecánica que en el original no quedo muy bien o la introducción de nuevo contenido. En este sentido, la remasterización de GOW 3 no cambia mucho su gameplay. Como beneficio colateral de su flamante tasa de 60 fps, los combates ahora son un poco más dinámicos y los movimientos de Kratos y los enemigos son más fluidos lo cual es una bendición en un juego del genero Hack’n’ Slash, donde si el frame rate no es el adecuado puede que la coordinación ojo-mano nos juegue una mala pasada.

Por lo demás GOW 3 sigue siendo sólido como una roca a nivel jugable, los años le han tratado bien y bastaran unos minutos para volver a engancharnos a pesar de que lo jugaras en su tiempo. Como el original, la parte de combate tiene una importancia mayor que el plataformeo o los puzles pero aun así sigue siendo el juego más redondo de la saga en lo que se refiere a historia, gameplay y diseño de niveles. Las únicas adicciones nuevas de este remaster son las del poco DLC que salió en su día pero nada significativo que varíe el conjunto original del título aportando valor añadido.
En la banda sonora no hay ningún cambio y la verdad es que no hacía falta. La composición original era un compendio de temas a cada cual más épico. El acompañamiento perfecto en nuestro periplo contra los dioses del Olimpo compuesto por una selección de piezas orquestales que nos llevaran de memos a más mientras Kratos se baña en la sangre de sus enemigos. Se ha respetado el excelente doblaje al castellano que viene siendo uno de los puntos fuertes de la saga desde su primera entrega.


En respuesta a la pregunta formulada inicialmente sobre si es necesario este remaster de God Of War 3, creo que lo más honesto es decir que depende de cómo lo mires. Por un lado las mejoras graficas introducidas hacen mejor algo que ya era bastante bueno. Es como una especie de justicia técnica, ya que así es como debió verse este juego desde el principio pero PS3 tenía un límite que fue bastante bien aprovechado, todo hay que decirlo. Ahora bien, dejando eso a un lado, a nivel jugable no creo que haya pasado tanto tiempo como para los que lo jugamos en su día sintamos nostalgia por este título. Sin embargo soy consciente de que mucha gente no tuvo una PS3 durante la anterior generación así que para ellos es de obligada adquisición. Para el resto, quizás no tanto, aunque bien es cierto que es uno de esos juegos al que uno siempre vuelve con gusto ya que su historia, su gameplay y su banda sonara lo metieron fuerte en ese lugar especial y exclusivo donde entran aquellos que se convierten en clásicos y donde perduraran por siempre por mucho que se remastericen a través del tiempo.

comments