Spanish Catalan English French German Italian Japanese Portuguese

¿Buscas algo...?

ANÁLISIS:BATTLEBORN [8,0/10]

Valoración del Usuario: 5 / 5

estrella activaestrella activaestrella activaestrella activaestrella activa
 

 

Al hablar de Gearbox lo primero que nos viene a la cabeza a todos es Borderlands. Quizá yo fuera uno de los pocos que tuve fe en esa nueva franquicia a la que mucha gente miro con escepticismo. Porque así somos muchas veces los jugadores. Clamamos al cielo para ver nuevas franquicias y cuando las obtenemos en lugar de arriesgarnos, como se arriesgaron sus creadores, las miramos con desdén, con desconfianza y como si nuestro tiempo y dinero valieran demasiado como para que merecieran dárselo.

Afortunadamente servidor dista mucho de ser así. Me gusta arriesgarme, confiar y dejarme llevar por el entusiasmo de la novedad. Y por eso la mayoría de veces me veo recompensado con sagas como Borderlands. Hoy Gearbox vuelve a pedir que confiemos en su nuevo proyecto: Battleborn.

Tengo que decir que aunque no he seguido de cerca el desarrollo de este título siempre lo he tenido presente en mi calendario de lanzamientos. La beta me pareció bastante entretenida y despertó en mí la curiosidad de ver cuál sería el resultado final. Así que llegado el día en que Battleborn está en mi consola, solo una pregunta queda en el aire ¿Volverá a repetir el éxito cosechado por Borderlands? Seguid leyendo para descubrir la respuesta.
Visualmente Battleborn cuenta con dos elementos de gran potencia. El primero es su dirección artística, quizá uno de los aspectos más trabajados del título. Tanto los héroes que manejamos como los enemigos a los que nos enfrentaremos tienen unos diseños increíbles y cargados de personalidad. No hay dos héroes iguales y su gran variedad hace imposible encontrar uno que no te guste. Con los enemigos, especialmente los final boss, pasa algo muy parecido. Son espectaculares, imponentes y odiables hasta el extremo. Todo lo que un representante de las fuerzas del mal debe ser.

El segundo elemento visual de gran potencia es su rica paleta de colores. Nada de tonos grises, nada de tristeza. Porque aunque esto vaya de matar a cuantos más mejor no tiene por qué estar exento de colorido y alegría. La riqueza de la paleta de colores está a la altura de la variedad de escenarios de la que Battleborn hace gala. Desde una ciudadela futurista, hasta un páramo helado, pasando por un mundo lleno de vegetación, el juego exhibe unos entornos no solo vistosos, si no amplios y llenos de elementos.

Aun con todo lo dicho, no es oro todo lo que reluce a nivel visual. Ya que a nivel técnico nos encontramos algunas pegas que afean el resultado final. Y es que a nivel técnico el juego es discreto. El Unreal Engine 3, un motor gráfico de la generación pasada, no puede dar mucho más de sí y se nota. Para empezar los 30 frames en los que corre el juego son insuficientes para un juego del genero shoot em up como este. Especialmente cuando la versión de PC funciona con el doble, 60. No se han pulido las formas poligonales de algunos personajes y elementos del escenario lo que esto resta naturalidad al conjunto. Y por último, el juego cuenta con algunos bugs que aparecen cuando colisiona nuestro personaje con los enemigos. En unas cuantas ocasiones, al caer encima de un enemigo, o viceversa, mi personaje se ha quedado bloqueado hasta que el enemigo se ha movido. Por lo que queda claro que las físicas del juego necesitan una revisión.
Lo propuesta de Battleborn es sencilla, es un shoot em up con elementos de MOBA. Algo que se ha puesto bastante de moda en los últimos tiempos y que se ha visto reforzado por el auge de los e-sports. Aunque todo en el juego está orientado hacia el multijugador o el cooperativo podemos jugar la historia de manera individual pero como ya pasara con Borderlands, esta se vuelve más divertida cuando la jugamos de forma cooperativa. Para superar la historia contamos con la posibilidad de elegir a un héroe entre los 26 disponibles. Al principio todos los héroes no estarán desbloqueados, tendremos que conseguirlos jugando a la historia, pero sí que podemos cambiar de héroe en cada misión pudiendo así poner a prueba las habilidades de cada uno de los campeones. Como ya hemos dicho antes los héroes son muy distintos entre sí, y no solo en lo visual, ya que cada uno cuenta con sus propias habilidades, armas y demás. Pero además de esto, los héroes evolucionan con la experiencia ganada en combate y las habilidades que desbloquemos en cada nivel al que subamos. El árbol de habilidades es tan simple como acertado. El sistema hélix, nos ofrece la posibilidad de elegir entre dos mejoras, desechando aquella que no elijamos, así que tendremos que pensar bien que queremos conseguir de nuestro héroe y elegir con cuidado. Este sistema está muy bien de cara a las partidas multijugador porque hace prácticamente imposible que personas que elijan el mismo personaje tengan las mismas mejoras. Cosas así dan mucha vida a los modos competitivos. Pero ya hablaremos de eso más adelante, aún estamos con el modo historia que como comente al principio se puede jugar solo o en compañía. En cualquiera de los casos la dificultad y las oleadas de enemigos de adaptan al número de jugadores que intervengan en la misión. Lo que sí es importante es que a la hora de afrontar una misión en grupo tengamos en cuenta que es conveniente la presencia de un héroe de cada clase, (tanque, sanador, etc.) porque de otro modo lo podemos pasar bastante mal. Battleborn no es un juego fácil y a diferencia de otros juegos de estilo similar, la cantidad de vidas durante las misiones es limitada, así que tenemos que jugar bien nuestras cartas si no queremos tener que empezar la misión desde el principio. Con todos estos elementos descritos tengo que decir que les ha quedado un modo historia bastante divertido y entretenido. Deja un regusto a Borderlands algo descafeinado pero aun así es una buena excusa para soltar adrenalina.

Por otro lado tenemos los modos multijugador, donde por equipos de hasta 5 jugadores podemos participar en tres modos conocidos como incursión, captura y fusión. El primer modo es el clásico juego de atacar y defender bases. Captura, como su propio nombre indica, nos desafía a capturar zonas del escenario antes que nuestro rival. Y fusión, es un modo más estratégico donde tenemos que conseguir llevar a una trituradora al mayor número de esbirros posibles evitando que el bando contrario haga lo mismo. Todos ellos añaden un buen número de horas de diversión al título y junto con el modo historia cooperativa se nota la fuerte orientación que el titulo tiene hacia el componente online. Sin embargo, al cabo de un tiempo el multijugador se vuelve algo repetitivo, debido en parte a que no cuenta con una gran variedad de mapas. Lo que nos hace pensar que esto se corregirá con la inclusión de más contenido por medio de los DLC ya anunciados por Gearsoft y que como muchos estáis temiendo, tendrán coste. Esta medida a mi parecer es algo kamikaze, sobre todo cuando estamos ante un título cuyo éxito va a depender del apoyo que reciba y de si es capaz o no de formar una comunidad online potente. Y hablando de online, el juego tiene una gran pega, que es la necesidad de estar “always online” para poder acceder a él. De otra manera no vamos a pasar de la pantalla inicial, ni siquiera para jugar al modo historia de manera individual. Sinceramente espero que esto se corrija mediante algún parche.
Como ya es costumbre en los títulos de Gearbox, Battleborn viene enteramente doblado al castellano. Además las interpretaciones de los actores están muy bien, y se han adaptado los chistes y bromas para que no se pierda un tono humorístico que recuerda a cierta saga ya mencionada en este análisis. Por otro lado la banda sonora del juego no es de los más destacado, pasando bastante desapercibida y siendo prácticamente sepultada por la cantidad de efectos sonoros que escucharemos en todo momento con una nitidez sobresaliente.


Si te gusta disparar a todo lo que se mueva, la adrenalina y quedar con los colegas para jugar online sin duda alguna, Battleborn es lo que estás buscando. Tanto su historia como sus modos online nos mantendrán pegados al mando durante incontables horas de diversión y entretenimiento. Cierto que necesita seguir ampliando las posibilidades del online y que no puede dormirse en los laureles porque en este tipo de juegos los primeros compases es donde tienes que captar la atención del público para formar una comunidad fuerte. Es por eso que recelo de los futuros DLC de pago.

En definitiva nos encontramos ante un buen juego un poco limitado en lo técnico aunque ello no influye lo mas mínimo en la diversión y entretenimiento que ofrece. Por mi parte tiene el visto bueno, y apuesto por el como ya hice en su momento con Borderlands pero aún tiene trabajo por delante si quiere alcanzar las mismas cotas de éxito.

comments