Vikings Wolves Of Midgard
Spanish Catalan English French German Italian Japanese Portuguese

¿Buscas algo...?

ANÁLISIS: FAR CRY PRIMAL [8,0/10]

Valoración del Usuario: 5 / 5

estrella activaestrella activaestrella activaestrella activaestrella activa
 

 

Spin off es un término con el que últimamente nos encontramos bastante familiarizados. Aunque lo puso en nuestro vocabulario el mundo de las series, el videojuego lo toma de vez en cuando prestado para darnos títulos que si bien no pretenden seguir con el argumento principal de una saga buscan rellenar huecos en su historia, que veamos las cosas desde un punto de vista distinto o simplemente que desconectemos cambiando de estilo pero conservando las señas de identidad que le han dado nombre a la franquicia de la que proceden.

Grandes títulos han recurrido al spin off pero el que últimamente lo visita con mayor asiduidad es Far Cry. En su momento, Ubisoft ya nos deleitó con el brillante Far Cry Blood Dragon, un título que fue un soplo de aire fresco dentro de la saga y que para muchos es uno de los mejores juegos de la serie. Hoy Ubi quiere volver a jugar la baza del spin off pero esta vez no nos va a llevar a ningún mundo futurista, si no hacia atrás en el tiempo. A un tiempo posterior a los dinosaurios, un tiempo donde apenas habíamos bajado del árbol para poner nuestros peludos pies en un mundo salvaje, un mundo sin pistolas, vehículos, sin el caos de la vida moderna y donde la lucha por la supervivencia era el pan nuestro de cada día. Far Cry Primal nos lleva al año 10000 a.d.C un tiempo donde el peligro no eran los señores de la guerra, los dictadores tibetanos u otros males modernos. Un tiempo donde mamuts, tigres dientes de sables y otros animales aún no han conocido la extinción. Violencia en estado primitivo, nunca mejor dicho, y esta vez no tenemos un lanza cohetes para combatirla. Extinción o supervivencia, esto es lo que ofrece Far Cry Primal así que ¿Qué va a ser?
Técnicamente Far Cry Primal ha apostado sobre seguro evitando la innovación. Tanto es así que el motor del juego es el mismo que el de Far Cry 4, que a su ver era el de Far Cry 3 mejorado. Esto le ha asegurado una solida resolución de 1080p y una tasa de 30 fps estables. Parece que los 60 fps tendrán que esperar a la quinta entrega de la saga principal. Con esto os quiero decir que la fuerza visual de este juego no está en lo que es capaz de hacer a nivel técnico sino más bien en la ambientación. El juego se desarrolla en la tierra de Oros, un mundo salvaje lleno de vegetación exuberante y animales que a menudo dibujan paisajes dignos de foto. La naturaleza del mundo prehistórico ha sido recreada a la perfección por Ubisoft, no escatimando en detalles para ello. Pero no solo la naturaleza está bien recreada en este juego, la floreciente civilización humana también goza de un aspecto increíble. Las distintas tribus del juego tienen una caracterización que te permite diferenciarlas al instante. Las armas, las estructuras de las aldeas y todo en su conjunto transmite sensación de autenticidad. Realmente sientes que estas en la prehistoria, lo cual ayuda a que te metas en el juego de cabeza y no eches de menos los lujos y adelantos de la vida moderna.

Respecto a la anterior entrega las animaciones de los animales han mejorado, siendo estas más realistas y naturales. Las interacciones de los personajes humanos también se han trabajado para que la diferencia entre juego y narración sea prácticamente inexistente. Un buen trabajo que aunque a nivel técnico sea continuista lo camufla con una ambientación que te deja bien claro que este es un juego distinto y cargado de personalidad propia.


Cuando se vio el primer tráiler de Far Cry Primal suscito muchas dudas en cuanto a su jugabilidad ya que el periodo histórico en el que se desarrolla es diametralmente opuesto a lo que nos tiene acostumbrados la serie. De repente lo de prescindir de nuestras queridas armas de fuego y vehículos nos parecía una idea de locos que si no se llevaba bien podía conducir a algo muy aburrido o incluso frustrante. Menos mal que el resultado final no ha sido así, aunque tampoco ha sido el esperado.

Básicamente lo que ha hecho Ubisoft es adaptar la jugabilidad de los anteriores Far Cry a Far Cry Primal con lo que a veces tenemos la sensación de estar jugando a un mod de Far Cry 4. Esto tiene sus cosas buenas y sus cosas malas. Por un lado se consigue que mecánicas que en la mayoría de juegos no se implementan bien, como son el uso del arco y la flechas, estén realmente bien conseguidas. También se consigue que el espíritu de la saga permanezca intacto a pesar de los cambios. Me explico, Far Cry es una saga que se caracteriza por poder resolver las misiones que se te plantean de varias maneras: con sigilo o atacando directamente. A priori la ambientación y mecánicas de Far Cry Primal podrían hacernos pensar que el sigilo domina nuestro estilo de juego por aquello de la sensación de indefensión que nos producen las armas blancas o el cuerpo a cuerpo. Pero lo cierto es que podemos seguir haciendo las misiones como acostumbramos. El sigilo es una opción satisfactoria que se ve potenciada por lo silencioso de nuestro prehistórico arsenal pero la posibilidad de domesticar animales nos permite contar con aliados con los cuales sembrar el caos en las aldeas rivales a golpe de madre naturaleza. Esta sería la parte buena de la actitud continuista que ha adoptado Ubisoft, la mala es que para que no notemos carencias, algunas mecánicas se han forzado hasta tal punto que le restan verosimilitud al juego. Lo de sustituir los primaticos por un búho queda un poco regular. Y como este ahí otros ejemplos que mejor que descubráis por vosotros mismos. Otra pega del continuismo recae sobre la historia y el desarrollo del juego. Nos encontramos con la misma estructura de misiones principales y secundarias a la que ya estamos acostumbrados y en la cual no podemos avanzar en la historia sin hacer ciertas misiones secundarias. En las primeras horas de juego esto no está mal pero llegados a cierto punto se hace un poco repetitivo.

A pesar de que me esperaba algo más arriesgado a nivel jugable, esto no hace que Far Cry Primal no sea un juego bastante entretenido y con una gran cantidad de contenido que nos proporcionara horas de entretenimiento pero esta vez sin llegar a ser tan abrumador como Far Cry 4 donde llegabas a tener tantos iconos en el mapa que a veces costaba decidir qué hacer sin agobiarte.
Si bien hemos dicho que Ubisoft no ha arriesgado a nivel jugable donde sí lo han hecho es en el apartado sonoro. El juego cuenta con diálogos en una lengua primitiva llamada wenja, lo que refuerza aún más la ambientación. Pero que nadie se alarme que todo está subtitulado al castellano.

En cuanto a los efectos sonoros se ha llevado a cabo una labor bastante encomiable para reproducir de la manera más fiel posible los sonidos de animales ya extintos y otros ruidos que crean una atmosfera amenazante en todo momento. La música no destaca demasiado, cumple con su función de acompañamiento y poco más.

Far Cry Primal es un título interesante. Al igual que Blood Dragon ofrece un respiro dentro de la saga aunque no llega a ser el soplo de aire fresco que este supuso. El esfuerzo en la ambientación es considerable y de agradecer teniendo en cuenta que la cantidad de juegos basados en la prehistoria en muy reducida. Sin embargo, apostar todo a esa carta pierde sentido si no se acompaña de una jugabilidad que complemente ese trabajado aspecto visual. Entiendo que este conservadurismo puede estar orientado a no incomodar al fan incondicional de la franquicia pero la prehistoria no es un periodo cómodo. Es un periodo salvaje, duro y sobre todo letal y aquí, salvo contadas ocasiones no sentimos la amenaza que debería suponer vivir en ese periodo pre histórico. Aun así no deja de ser un juego bastante entretenido con horas y horas de contenido y algunas mecánicas interesantes y satisfactorias. Definiendo a Far Cry Primal con una frase “es un tigre dientes de sable pero sus colmillos son de leche”. Y es una lástima porque por fuera parece tan fiero como uno.

 

comments